Todos los que hemos practicado yoga e incluso si no lo has hecho conocemos aun que sea de vista las posturas de guerrero 1, 2 y 3. El nombre en sánscrito de estas posturas es Virabhadrasana y viene de la siguiente historia:

En los reinos celestiales vivía Shiva, el dios destructor y Sati(Shakti) la fuerza divina, quienes se enamoraron y se unieron en matrimonio. Sati era hija del rey Daksha quien no estaba contento con el matrimonio de su hija.
Debido a esto, Daksha organizó una fiesta donde invito a todo el reino menos a Shiva y a Sati para mostrarles su descontento. A esto, Sati imploro a Shiva que la acompañara a la fiesta pero Shiva se negó así que Sati fue sola. Al llegar su padre empezó a hacer bromas de su esposo y ella fielmente lo defendió pero al ver que su padre nunca cambiaría su opinión ella le dijo “Como tu me diste este cuerpo, ya no quiero estar asociada con el”. Entonces se fue a sentar en el centro de la fiesta y se prendió en llamas liberandose del cuerpo que su padre le había dado.

Shiva al enterarse de esto y con el dolor de su perdida se arrancó una rasta de su pelo y creo a un valiente guerrero llamado Virabhadra. Shiva le indico al guerrero que fuera a la fiesta y matara a todos los presentes y al rey Daksha como venganza.

Las acciones que tomo este guerrero aquella noche dan como resultado las posturas que practicamos en clase:

Virabhadrasana 1: Virabhadra entro a la fiesta atravesando la tierra y cargando en sus brazos dos espadas.
Virabhadrasana 2: Momentos después encuentra a su oponente y mantiene la vista fija en el.
Virabhadrasana 3: finalmente mata a todos los invitados de la fiesta y por ultimo decapita al rey Daksha

Shiva llegó a la fiesta a ver lo que Virabhadra había logrado pero al ver la escena se le rompe el corazón y todo el enojo que sentía se convirtió en tristeza y compasión. Encontró únicamente el cuerpo de Daksha y debido a su remordimiento le puso la cabeza de la primer cabra que iba pasando por ahí y Daksha revivió. El rey se da cuenta de la gentileza de Shiva y se inclina ante el.

Podemos observar que en esta historia Shiva representa al Ser Puro, Sati al corazón y Daksha al ego. De esta manera podemos decir que el Ser Puro destruye al ego y pone primero al corazón, sin embargo a través de la compasión el Ser Puro perdona al ego pero recuerda siempre la esencia del corazón.

El verdadero enemigo de Virabhadra es el ego, y este lo destruye para salvar al Ser.

Cuando practiques tus posturas del guerrero recuerda que estas destruyendo tu ego. Encuentra la fortaleza y valentía de Virabadhra para sostener la postura y para tomar esas cualidades dentro de tu practica y mas importante en tu vida diaria.