Los arcos o backbends suelen ser posturas muy desafiantes para la mayoría de las personas. Y es que hablando de la parte física, día a día mantenemos una postura inclinada o jorobada mientras trabajamos frente a la computadora, mientras comemos, dormimos, etc. Es normal que el arquear la espalda sea una sensación completamente desconocida para nosotros.

Por otro lado, emocionalmente, la primer respuesta de nuestro cuerpo al peligro o dolor es el jorobarnos para proteger nuestra parte más vulnerable, el corazón, físico como energético y los arcos nos ayudan a hacer todo lo contrario, abrirnos al mundo y exponer nuestro corazón. Es por eso que estas posturas pueden desencadenar sentimientos y emociones de incomodidad, angustia, frustración, tristeza o enojo, así mismo pueden producir mucha felicidad, amor, desarrollar tu compasión y llenarte de energía positiva. Todo depende de cada persona y sus procesos internos en el momento que practica estas posturas.

Poco a poco mientras trabajamos nuestros arcos podemos abrirnos a vivir al cien las experiencias, emociones, relaciones y la vida en si con mas consciencia.

Los arcos tienen muchos beneficios, algunos de ellos son los siguientes: Estimulan el sistema nervioso, contrarresta los efectos de la gravedad, incrementan el flujo de energía y brindan claridad a la mente. Abren el pecho, relajan las articulaciones de los hombros. Ayudan al anti envejecimiento, a la mala postura y a eliminar los hombros caídos y la joroba causada por los efectos de la gravedad. Ayudan a mantener la espina dorsal joven y fuerte, manteniendo a la persona jovial sin importar la edad que esta tenga. Brindan también salud a los riñones y órganos internos. 1

Al momento de practicar es importante mantenernos concentrados y atentos a las reacciones de nuestro cuerpo ya que a muchos de nosotros nos gusta ir mas lejos de lo que podemos en nuestra practica de yoga. Preferimos acelerar el proceso de aprendizaje, sacrificando sensación y sentimiento por llegar pronto al nivel mas avanzado de la postura. Cosa que sucede mucho en nuestra vida diaria por igual, estamos pensando tanto en la cima de la montaña que olvidamos vivir y disfrutar el camino. Si encuentras alguna dificultad al momento de curvar o arquear tu espalda, minimiza el tamaño de la curvatura hasta que sientas el peso distribuido y no te moleste. Estas buscando un arco elegante y relajado, no estas creando un espectáculo visual. Piensa que es mejor dañar al ego que a tu cuerpo. 2

Si hay lesiones en tu espalda es importante que le hagas saber a tu maestro(a) ya que algunos arcos ayudan a reducir la tensión y aliviar el dolor pero algunos otros pueden ser contraproducentes. Es importante también observar si lo que me esta deteniendo para avanzar en la postura es el dolor físico o es algo emocional o mental. De esta manera con nuestra practica de yoga es como aprendemos a movernos en la vida, siendo mas conscientes y estando atentos a como nos habla el cuerpo, el corazón y la mente.

Aprende a disfrutar los arcos con paciencia y con constancia, poco a poco los podrás disfrutar mas y podrás gozar de todos sus beneficios tanto física como emocionalmente.
Atrévete a abrir el corazón y vivir una vida mas plena!

1. LOAY 500 hr Dharma Yoga Teacher Training Manual
2. Yoga Journal, Vivir el Yoga/ Manual No. 6, Postura de la Cobra