Hanuman es el dios con cara de mono que existe dentro de la mitología hindu.

Supongo que varios de los que estamos leyendo esto no somos hindus ni pertenecemos a esta religión. Tomemos pues, estas historias como meras fábulas llenas de conocimiento que siempre dejan un mensaje a su fin.

La historia de Hanuman es larga, fue un gran guerrero y su historia forma parte del libro del Ramayana. Es hijo de Anjana y Vayu el dios del viento por lo que es considerado un dios y tenia poderes otorgados por sus padres y otros dioses también. En este articulo solo describiré una muy breve pero importante parte de su vida.

Hanuman era un pequeño muy travieso, cuando era niño vivía cerca de seres elevados y espirituales que llevaban una profunda practica de meditación día con día. Hanuman se encargaba de distraerlos cada que podia, se comía la fruta que ofrendaban, los molestaba con sus poderes y los hacia salir de su meditación constantemente.
Debido a esto, todos estos seres acudieron a Brahma el dios de la creación y le hicieron saber que Hanuman estaba haciendo mal uso sus poderes y no lo podían tolerar mas.
Brahma ya lo sabia y decidió poner fin a estos eventos. Una noche cuando el pequeño Hanuman cayó dormido, Brahma se le apreció en sus sueños y lo hechizó. Sus palabras fueron las siguientes:

“Pequeño, no has hecho lo correcto. Esas personas que molestaste son santos, y los santos deben de ser respetados no ridiculizados. Ahora te castigo con un hechizo. Tienes poderes infinitos pequeño, pero de ahora en adelante no vas a poder recordar todas tus habilidades. Unicamente podrás retomarlas cuando alguien mas te las recuerde. Pequeño, no temas. Este hechizo es ligero y tu destino es grande. Vas a ser un gran ser, duerme tranquilo.”

Y así Hanuman olvidó que era un dios y vivió una vida ordinaria sirviendo a Surya (el sol) y después a Rama. En su servicio como guerrero fue recordado de sus poderes y entonces volvió a ser el poderoso Hanuman, librando batallas y venciendo demonios para traer paz a la tierra.

Hanuman es un gran ejemplo de lo que somos nosotros mismos. Cada uno tenemos ese ser puro y perfecto en el interior. Cada uno tenemos a Dios en nuestro corazón pero al momento de nacer es como si nos hechizaran y lo olvidamos. Nos identificamos con el cuerpo, la mente y nuestro ego, cuando en realidad somos mucho mas.

Que podamos encontrar a ese maestro, a esa persona o situación que nos ayude a recordar la divinidad que hay en nosotros. Que podamos retomar nuestro poder a través de la conexión con nuestro ser verdadero que reside en nuestro corazón espiritual al lado derecho del corazón físico.
Que como Hanuman podamos vivir en servicio y vencer nuestras sombras para encontrar paz.